Moniciones y Oración de los Fieles. IV Domingo del T. O. Ciclo B. 29 de enero de 2012

Posted on 27 enero, 2012

0


Moniciones y Oración de los Fieles. IV Domingo del T. O. Ciclo B. 29 de enero de 2012

 Moniciones

MONICIÓN DE ENTRADA

El domingo es siempre día de alegría y de fiesta. Y con este sentimiento festivo y fraternal les damos nuestra más cordial bienvenida a la Eucaristía, eje principal del domingo. Hoy Jesús de Nazaret va a producir un profundo asombro entre los asistentes al culto de la sinagoga de Cafarnaún. Su autoridad –lo reconocen todos—está incluso por encima de su poder para expulsar demonios. Su autoridad se palpa por ser Rey de todo lo creado. Pero dicha autoridad no tiende al abuso como la que ejercían –y ejercen—muchos. Su autoridad cura y devuelve la felicidad a los enfermos y oprimidos. Y hoy igual ocurre con nosotros. Es Jesús nuestro apoyo y camino para conseguir la paz y la felicidad. Iniciemos, pues, nuestra eucaristía con entusiasmo…Con alegría de un canto, nos ponemos de pie para recibir al Celebrante y sus acompañantes.

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- En la primera lectura, que procede del capítulo 18 del Libro del Deuteronomio, Moisés anuncia la futura llegada, por decisión de Dios, de un gran profeta que, influido muy directamente, por el Padre hablará con sus palabras. Pero Moisés anuncia también que ese profeta tendrá el destino de otros hombres de Dios: la incomprensión y hasta la muerte. Escuchemos.

2.- El párrafo que vamos a escuchar de la Primera Carta de San Pablo a los fieles de Corinto –que es nuestra segunda lectura de hoy—sólo se puede entender desde el contexto que escribía el Apóstol. Se esperaba la segunda venida del Señor y no parecía muy oportuno cambiar en esos tiempos de provisionalidad. De todos modos, no dejan de ser las palabras de Pablo un buen argumento para la doctrina del celibato eclesial. Eso no significa –de manera alguna—que el Apóstol de los gentiles sea contrario al matrimonio. Escuchemos.

3.- La autoridad en la enseñanza de Jesús contrasta con la palabrería habitual de escribas y doctores acostumbrados a hablar mucho y a decir poco. En el Evangelio de Marcos que se proclama hoy se advierte la especial percepción de la gente sencilla que ve en Jesús de Nazaret una capacidad de enseñanza directa, fuerte y asequible. Por otro lado, el ejemplo puesto por el reconocimiento de esa misma autoridad por parte de los demonios pone en primer plano la existencia del demonio frente a la hay muy polémica tendencia que la niega. El Evangelio nos enseña a creer en la suprema autoridad de Jesús, nuestro maestro. Nos ponemos de pie para escuchar la proclamación del Santo Evangelio.

 

IV Domingo del Tiempo Ordinario
29 de enero de 2012

La oración de los fieles

CELEBRANTE

En este día en que Jesús empieza a mostrar a todos su mesianismo, hablando con autoridad y expulsando demonios, elevamos nuestros ojos al Padre para que por medio de Él atienda también nuestras necesidades, repetimos:

PADRE, ATIENDE NUESTRAS SÚPLICAS.

1. – Padre te pedimos por la Iglesia, por la santidad de los sacerdotes, por la dedicación de los laicos, para que entre todos extendamos por el mundo el Reino que tu Hijo nos trajo.

OREMOS AL SEÑOR

MONITOR

2. – Te pedimos también por los que rigen las naciones, los que ostentan el poder económico, por los jueces y magistrados, para que sean caritativos con todos y así progresemos en paz, armonía y justicia.

OREMOS AL SEÑOR

3. – Te presentamos, Padre, a todos aquellos que sufren la enfermedad, la falta de trabajo, la falta de atención y cariño, y aquellos que viven angustiados, para que encuentren en tu Hijo la sanación de sus cuerpos y la salvación de sus almas.

OREMOS AL SEÑOR

4. – Por todos los que dedican sus esfuerzos a la educación de los niños y los jóvenes para que, a semejanza de Cristo, lo hagan con autoridad y caridad.

OREMOS AL SEÑOR

5.- Por la unidad de los cristianos, para que pronto seamos todos, un mismo rebaño tras un mismo Pastor.

OREMOS AL SEÑOR

6.-Por las intenciones recibidas en la Obra por Cristo….Mas, Mas, Mas, para que el Señor las atienda conforme a su santa voluntad.

OREMOS AL SEÑOR

7. – Por todos nosotros que nos hemos reunido a celebrar esta Eucaristía, para que cada vez seamos más fieles a las enseñanzas del Maestro.

OREMOS AL SEÑOR

CELEBRANTE

Padre hemos puesto ante Ti nuestras necesidades y pedimos también por aquellas intenciones que cada uno lleva en su corazón. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén

 

 

Posted in: Liturgia