Moniciones y Oración de los Fieles: III Domingo de Cuaresma 
11 de marzo de 2012

Posted on 8 marzo, 2012

0


Moniciones y Oración de los Fieles: III Domingo de Cuaresma 
11 de marzo de 2012

Moniciones

MONICIÓN DE ENTRADA

Les saludamos con cordialidad y alegría en estos primeros momentos de la Eucaristía. Sean todos bienvenidos a esta Asamblea de hermanos que buscan la paz y el amor. Estamos subiendo los peldaños de la Cuaresma camino de la Pascua. Hoy en este Tercer Domingo del Tiempo de Cuaresma Jesús de Nazaret nos muestra su coherencia más absoluta. No quiere que la Casa de Dios –la Casa de su Padre—se convierta en lugar de especulación y engaño. Con unas cuerdas –no es una espada de muerte—hace un zurriago y expulsa a unos comerciantes que, sin duda, no eran nada ejemplares… Es una gran enseñanza pues no debemos mezclar a Dios y al dinero. Hemos de expulsar también de nuestro corazón a esos afanes de poder y dinero que nos hacen insensibles a las necesidades de los más necesitados. La avaricia –que es una idolatría—debe salir de nosotros. No demos culto al dinero que nos convertirá en personajes insensibles y muy duros. Jesús es nuestro camino y nos lo muestra de manera muy explícita…Nos ponemos de pie para recibir al Celebrante y sus acompañantes, cantando

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- En la primera lectura, del Libro del Éxodo, se nos presenta el decálogo como lo más fundamental de la alianza. Esto no supone una carga o una imposición. Dios ha liberado a su pueblo y ahora lo llama a vivir, a tomar posesión desde la libertad. Escuchemos.

2.- Escuchemos con mucha atención el breve texto que San Pablo nos ofrece de su Carta Primera a los Corintios. Se trata de una constante del cristianismo. Para algunos el seguimiento de Cristo es necedad para otros un grave prejuicio. Pero para nosotros es Camino, Verdad y Vida.

3.- Jesús nos libera de nuestras esclavitudes siempre. Y eso es lo que hace en el Templo, según nos cuenta el evangelista San Juan. La expulsión de los mercaderes es una forma de purificar la religión. No sirve con tener siempre en la boca la palabra “Dios”. Sirve que llevemos en un corazón puro y purificado, la esencia del mensaje del Señor Dios. Por eso Jesús viene a purificarlo a limpiarlo como en el templo. ¡Hay tanto que eliminar en nuestro corazón! ¡Hay tantas ataduras que liberar! De pie para escuchar la proclamación del Santo Evangelio.

 

III Domingo de Cuaresma 
11 de marzo de 2012

La oración de los fieles

Celebrante:

Hoy meditamos sobre tus mandatos eternos y estables y descubrimos como hemos negociado con ellos para nuestro provecho y hemos aumentado así nuestro egoísmo. Te pedimos, Padre, que descubramos de nuevo la verdad de tus mandamientos, repetimos:

SEÑOR, HAZNOS DÓCILES A TUS MANDATOS.

1. – Te pedimos, Padre, por la Iglesia para que todos los que la componen, sepan vivir y proclamar a Jesucristo, Palabra viva para todos los hombres.

OREMOS AL SEÑOR

MONITOR

2. –Te pedimos, Padre, por todos los hombres y mujeres del mundo, para que abran su corazón al amor de Dios y cumplan fielmente sus mandatos que son vida para el alma.

OREMOS AL SEÑOR

3. – Te pedimos, Padre, por los que se han alejado de tu lado a causa de nuestros pecados, para que este tiempo favorable de conversión nos haga a todos volver a Cristo el único Salvador.

OREMOS AL SEÑOR

4. – Te pedimos, Padre, por todos los que sufren, para que en este camino especial sientan la cercanía de Cristo Salvador y de su Iglesia portadora de los bienes que con su resurrección nos ganó.

OREMOS AL SEÑOR

5.- Te pedimos, Padre, por todos los matrimonios, para que guiados por el decálogo encuentren en Ti el amor rebosante con que atender sus necesidades y ser reflejo de amor para el mundo.

OREMOS AL SEÑOR

6.- Te pedimos, Padre, por todas las intenciones recibidas en la obra Por Cristo, Mas, Mas, Mas, para que las atienda conforme a tu Santa Voluntad, y estas lleven a todos a la Conversión, en este tiempo cuaresmal.

OREMOS AL SEÑOR

7.- Te pedimos, Padre, por todos nosotros para que las prácticas cuaresmales nos hagan desalojar los vicios de nuestro corazón y así acoger con más prontitud la Palabra de Dios.

OREMOS AL SEÑOR

CELEBRANTE

Padre, atiende con magnanimidad las súplicas de tu pueblo y haz que llegue pronto a todos la gracia de la conversión. Te lo pedimos por Jesucristo, tu Hijo que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén

 

Posted in: Liturgia