Meditación: Mateo 5, 13-16: Domingo V Semana Tiempo Ordinario. Ciclo A. 9 de febrero, 2014.

Posted on 7 febrero, 2014

0


Meditación: Mateo 5, 13-16: Domingo V Semana Tiempo Ordinario. Ciclo A. 9 de febrero, 2014.

«Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa ¿con qué se salará? No vale sino para tirarla fuera y que la pisotee la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en lo alto de un monte; ni se enciende una luz para ponerla debajo de un celemín, sino sobre un candelero a fin de que alumbre a todos los de la casa. Alumbre así vuestra luz ante los hombres para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos.» (Mateo 5, 13-16)

1º. Jesús, pones imágenes claras para que entienda mi misión apostólica: soy «la sal de la tierra.»

«Es como si les dijera: “El mensaje que se os comunica no va destinado a vosotros solos, sino que habéis de transmitirlo a todo el mundo. Porque no os envío a dos ciudades, ni a diez, ni a veinte; ni tan siquiera os envío a toda una nación, como en otro tiempo a los profetas, sino a la tierra, al mar y a todo el mundo, y a un mundo, por cierto muy mal dispuesto”. Porque al decir: “Vosotros sois la sal de la tierra”, enseña que los hombres han perdido su sabor y están corrompidos por el pecado. Por ello exige sobre todo de sus discípulos aquellas virtudes que son más necesarias y útiles para el cuidado de los demás» (San Juan Crisóstomo).

La sal sirve para preservar los alimentos de la corrupción y para dar sabor.

Su misión no es aparatosa: un poco de sal da sabor a todo un plato y casi ni se nota, porque desaparece mezclándose con los alimentos.

Así debe ser mi acción apostólica: discreta; hecha a base de ejemplo, de simpatía y de amistad; siendo uno más, pero con mucho amor de Dios, con contenido, con sabor, con vida sobrenatural que preserva a los demás de la corrupción.

Jesús, también me dices que soy «la luz del mundo.»

La luz sirve para ver mejor la realidad, para distinguir lo verdadero de las sombras falsas.

La luz posibilita caminar por el camino oscuro de la vida.

La luz permite distinguir la belleza de los colores.

Así debo ser yo para los demás: un punto de referencia -de luz-  donde encontrar la verdad divina; un alma de doctrina segura que enseñe el camino verdadero; un ejemplo de vida cristiana imitable, amable, que descubra la belleza y la profundidad y los colores de tu enseñanza.

2º. «Tu eres sal, alma de apóstol. -«Bonum est sal»- la sal es buena, se lee en el Santo Evangelio, «si autem evanuerit» -pero si la sal se desvirtúa…, nada vale, ni para la tierra, ni para el estiércol; se arroja fuera como inútil.

Tú eres sal, alma de apóstol -Pero, si te desvirtúas..» (Camino.-921).

Jesús, me has confiado una misión importante: ser sal de la tierra.

«Pero si la sal se vuelve sosa ¿con qué se salará? No vale sino para tirarla fuera y que la pisotee la gente.»

Si yo te fallo, ¿con quién podrás contar para cristianizar la sociedad?

¿Con qué sal salarás mi ambiente?

Este es uno de los grandes descubrimientos de la vida cristiana: darse cuenta de que Tú me necesitas.

Además, si un cristiano se comporta como uno que no tiene fe, se convierte en un estorbo, en instrumento inútil que nada vale.

«No se enciende una luz para ponerla debajo de un celemín, sino sobre un candelero a fin de que alumbre a todos los de la casa.»

Jesús, la gracia que me das a través de los sacramentos es una gran luz.

Y esa luz no la has encendido para que luego yo la oculte debajo del celemín -de la cama-; debajo de un montón de miserias personales que no quiero luchar por desarraigar; y que oscurecen el mensaje claro y luminoso del cristianismo.

Quieres que ponga esa luz en un lugar preferente en mi vida para que alumbre a todos: quieres que te tome en serio para que, a través de mi vida cristiana, puedas iluminar a los que me rodean.

«Alumbre así vuestra luz ante los hombres para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos.»

Jesús, ayúdame a estar a la altura de tus peticiones y deseos: que los demás se puedan apoyar -realmente- en mis buenas obras.

Obras de trabajo bien realizado, de detalles de servicio, de optimismo, de vida limpia, de sencillez, de sinceridad.

Así te haré presente en la tierra, de modo que a mi alrededor todos «glorifiquen a tu Padre que está en los Cielos.»

 

Esta meditación está tomada de: “Una cita con Dios” de Pablo Cardona. Tiempo ordinario. Ediciones Universidad de Navarra. S. A. Pamplona.

Fuente: www.almudi.org

Etiquetado: