Meditación Marcos 9, 2-10: Sábado VI Semana Tiempo Ordinario. Ciclo A. 22 de febrero, 2014.

Posted on 21 febrero, 2014

0


Meditación Marcos 9, 2-10: Sábado VI Semana Tiempo Ordinario.  Ciclo A. 22 de febrero, 2014.

«Seis días después, tomó Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, y los llevó a ellos solos aparte a un monte alto, y se transfiguró ante ellos. Sus vestidos se volvieron resplandecientes y muy blancos. Y se les aparecieron Elías y Moisés, y conversaban con Jesús. Tomando Pedro la palabra, dice a Jesús: Maestro, qué bien estamos aquí; hagamos tres tiendas, una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías. Pues no sabía lo que decía, porque estaban llenos de temor Entonces se formó una nube que los cubrió, y se oyó una voz desde la nube que decía: Este es mi hijo, el Amado, escuchadle a él. Y luego, mirando a su alrededor; ya no vieron a nadie, sino sólo a Jesús con ellos.» (Marcos 9, 2-10)

1º. «Maestro, qué bien estamos aquí.»

Pedro no sabía lo que decía.

Tan impresionante debe ser verte a Ti tal cual eres, Jesús.

Sabes que, después, estos tres apóstoles van a ser fundamentales en la primitiva Iglesia, especialmente Pedro, el primer Papa.

Y por eso quieres que reciban este mensaje claro, explícito: «Este es mi hijo, el Amado, escuchadle a Él» (Juan 2, 5)

Jesús, éste es el mismo mensaje de tu Madre en Caná: «Haced lo que él os diga.»

¿Cuándo me voy a enterar?

Madre, ¿cuándo me voy a decidir a aparcar esas dudas, esas reservas, esas rebeldías?

Que me decida a escuchar a tu Hijo.

Que me decida a hacer lo que Él me pide.

Jesús, ¿qué me pides?

Quiero escucharte.

Muy fácil: «Quien a vosotros oye, a mi me oye, quien a vosotros desprecia, a mi me desprecia, y quien a mi me desprecia, desprecia al que me ha enviado» (Lucas 10, 16).

Jesús, tengo la palabra de tus ministros: del Papa, del Obispo de la diócesis y, de manera más personal, de mi director espiritual.

«El Romano Pontífice y los obispos como maestros auténticos por estar dotados de la autoridad de Cristo… predican al pueblo que tienen confiado la fe que hay que creer y que hay que llevar a la práctica. El magisterio ordinario y universal del Papa y de los obispos en comunión con él enseña a los fieles la verdad que han de creer; la caridad que han de practicar; la bienaventuranza que han de esperar» (CEC.- 2034)

2º. «Te has asustado un poco al ver tanta luz…, tanta que se te antoja difícil mirar; y aun ver -Cierra los ojos a tu evidente miseria; abre la mirada de tu alma a la fe, a la esperanza, al amor; y sigue adelante, dejándote guiar por El, a través de quien dirige tu alma» (Forja.- 1015).

«Pues no sabía lo que decía, porque estaban llenos de temor».

Jesús, a veces me asusta un poco verte tan de cerca, tan resplandeciente: me ciega tu luz.

Y es que veo claramente que debería hacer más, que debería entregarme más.

Y también veo claramente que no puedo: es tan evidente mi miseria, mi egoísmo.

Quiero mi vida para mí, pero esa luz…

No sé.

No quiero ver.

No me atrevo a ver.

Abre la mirada de tu alma a la fe, dejándote guiar por Él, a través de quien dirige tu alma.

Jesús, que no me cierre cuando percibo las exigencias de tu gracia en mi alma.

Que me deje guiar por esas luces del Espíritu Santo.

Que me deje ayudar por el director espiritual, sabiendo que «quien a vosotros oye a mi me oye.»

¿Cómo no esforzarme por poner por obra los consejos de la dirección espiritual cuando sé que vienen de ti?

Jesús, aunque me cueste, aunque falle a veces, aunque me dé un poco de miedo seguirte, ayúdame a ser fiel en esos consejos, viendo en ellos tu voluntad.

Madre mía, tú que me has dicho en Caná: «haced lo que él os diga,» dame también la fortaleza y el amor a Jesús necesarios para dejarme guiar por Él; dame la humildad y la docilidad que necesito para aprovechar ese medio fabuloso que es la dirección espiritual.

 Fuente: www.almudi.org

 

Etiquetado: